Tag Archives: Thomas Alva Edison

Cosas del pasado que dan que pensar

13 Oct

Dice la frase manida que conocer el pasado ayuda a comprender el presente. No tengo muy claro que sea necesariamente así, por más que, evidentemente, sea fácil establecer analogías. Además, cada tiempo tiene sus propios condicionantes, pero hay similitudes que no pueden pasarse por alto. A mí me sucede con los supuestos riesgos de las redes de telefonía móvil y, ahora, las de wi-fi, cuya influencia dañina sobre nuestra salud no para de ser proclamada, por más que ningún estudio científico parezca haberla establecido de manera concluyente (de hecho, si existiera tal efecto, y teniendo en cuenta que llevamos más de una década conviviendo con los móviles, ¿no debería haber ya estadísticas que demostrasen un sustancial aumento de los casos?).

Mi natural escepticismo se vio reforzado cuando conocí, a partir de la documentación para el libro de Tesla, la campaña de desprestigio de la corriente alterna emprendida por Edison a finales del siglo XIX, manipulando estadísticas de accidentes y ofreciendo espectaculares sacrificios públicos de animales (amén de promoverla para el funcionamiento de la silla eléctrica). Tuvo a todos los medios a sus pies, y si hoy vemos las páginas, nos sorprenderíamos de que esa tecnología sin la que hace mucho que no podemos vivir parecía algo que tenía que ser alejado de nuestras casas a cualquier precio. Sí, el pasado no necesariamente ayuda a entender el presente, pero hay cosas que dan que pensar.

Tesla y sus editores (y III): Thomas Commerford Martin

1 Ago

Resulta imposible minimizar lo que supuso la irrupción de la electricidad en la segunda mitad del siglo XIX. Si hemos de buscar alguna comparación que nos pueda ser útil, tal vez tengamos que referirnos a lo que vivimos hoy en día con la rápida evolución de la informática y las redes sociales. Si vemos la expectación que despierta un Steve Jobs cada vez que comparece ante la prensa, incluso cuando no ofrece novedades significativas (una mínima actualización sobre un producto ya asistente), tendremos una pista.

Sí, la electricidad, y todos los que se dedicaban a ella, se convirtieron en pasto del interés popular. Bastaba añadir el adjetivo “eléctrico” a un sustantivo para dotarle de un contenido especial, algo parecido a lo que sucede ahora con términos como “virtual” o, en el colmo de la modernez, “cuántico”. Y así, no debe de extrañarnos que, en un entorno en el que se mezclaban los genios con los charlatanes, todos ellos con la figura reinante de Edison como la referencia última, el gran padre de la tecnología que traería la revolución al mundo, no faltaran los personajes que venían a ejercer en el mundo de la tecnología el mismo papel que los managers de los grupos de rock. Y si había uno que decidía quién ascendía y quién no, ése era Thomas Commerford Martin.

Sigue leyendo

Tesla y sus editores (II): Hugo Gernsback

26 Jul

Por su parte, “Mis inventos” (también incluido en Yo y la energía) responde a unas circunstancias muy diferentes. No sólo por su año de publicación, 1919, sino porque en ese momento hacía ya tiempo que Tesla había abandonado el foco de la actualidad. De hecho, si el primer texto (“El problema de aumentar la energía humana”) pretendía apuntarse el tanto de ofrecer en exclusiva las últimas innovaciones del genio del momento, “My Inventions” pretende recuperar para las nuevas generaciones a alguien que empezaba a desaparecer de la historia oficial.

Sigue leyendo

Nueve hechos por los que Tesla debería ser conocido por todos

20 Jul

1. Que Nikola Tesla es el descubridor de la aplicación más importante derivada de la corriente alterna, el motor de inducción polifásico, el verdadero responsable de que la electricidad pasara de ser un fenómeno más o menos llamativo y apasionante a ser una verdadera fuerza que transformó los medios de transporte y la vida cotidiana. Tanto es así, que su diseño original apenas ha cambiado en la mayor parte de los motores eléctricos existentes.

2. Que la tecnología creada por Nikola Tesla fue la única capaz de iluminar grandes ciudades y enviar la electricidad a miles de kilómetros de distancia; gracias a ella, los tímidos balbuceos puestos en marcha por Edison tuvieron un impulso definitivo cuando la compañía de George Westinghouse, utilizando las patentes de Tesla, ganó el concurso para iluminar y electrificarla Exposición Colombina de Chicago de 1893, la aún hoy impresionante Ciudad Blanca.

Sigue leyendo

Noticia de la aparición de “Yo y la energía”, o la semana de Tesla en los medios

4 Jul

“Pese a que sus inventos permitieron iluminar grandes ciudades, enviar la electricidad a miles de kilómetros por primera vez o construir la primera gran central hidroeléctrica del mundo —en las cataratas del Niágara—, su nombre ha quedado ensombrecido por el de Thomas Alva Edison, con el que Tesla llegó a colaborar. El encuentro y desencuentro entre ambos lo cuenta este último en “Mis inventos”, el texto autobiográfico que, junto al ensayo “El problema de aumentar la energía humana”, integra ahora el volumen Yo y la energíatraducido por Cristina Núñez Pereira, publicado por Turner y acompañado por una larga y apasionante introducción del periodista y escritor Miguel Ángel Delgado“. (El País)

Sigue leyendo

Se publica “Yo y la energía”, de Nikola Tesla

27 Jun

Nikola Tesla ha pasado a la historia como el inventor de la corriente alterna, el perdedor de la “guerra de las corrientes” contra Edison, el paradigma del genio incomprendido al que la historia hace justicia siglos después. Hoy disfruta de una segunda juventud, con el interés de las generaciones más jóvenes y con la actualidad de muchas de sus teorías visionarias sobre la comunicación inalámbrica y el uso responsable de la energía.

Yo y la energía recoge dos de sus textos más importantes, los primeros traducidos al español: su autobiografía “Mis inventos” (1919) y un largo artículo sobre la energía, el futuro y la civilización, “El problema de aumentar la energía humana” (1900). Los dos textos se complementan con las ilustraciones y gráficos originales, y van precedidos por un extenso ensayo de Miguel A. Delgado que sitúa la influencia de Tesla como icono científico, social y cultural, desde la perspectiva de nuestros días. Gracias a todo ello, “oímos” la voz en primera persona de un genio, un hombre que se sobrepuso siempre a una vida de incomprensiones y fracasos, con el convencimiento de que el futuro era suyo. La traducción corre a cargo de Cristina Núñez Pereira.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: