Diferentes encarnaduras de la belleza

1 Oct

Una buena amiga hizo la semana pasada algo que sobre el papel puede parecer una locura: verse en sesión doble, así, sin anestesia, El árbol de la vida y Súper 8. Salió encantada, pero es que ella adora el cine. Y llevados a ello, me hizo preguntarme: ¿qué pueden tener en común ambas películas? Aparentemente, y tras un primer vistazo, poco o nada: mientras que no habrá quien deje de tildar a la cinta de J.J. Abrams de inteligente producto comercial estudiado al milímetro para funcionar en taquilla, la de Malick (¿queda alguien que aún no lo sepa?) es una indagación religiosa con pie y medio (si no es que se da de bruces) con la metafísica.

Y sin embargo, sí que tienen algo en común: las dos películas demuestran, cada una por su camino y con sus propios fines, un inmenso amor por el cine y una fe sin límites en su capacidad de emocionar y trascender. Por eso, envidié a más no poder a mi amiga por haber tenido una experiencia que yo ya nunca podré tener. Sí, te envidio, Laura; pero también me alegra que existan recodos donde a uno aún puede esperarle el placer, la belleza, la emoción.

Anuncios

Una respuesta to “Diferentes encarnaduras de la belleza”

Trackbacks/Pingbacks

  1. EL ÁRBOL DE LA VIDA // THE TREE OF LIFE « Todo en 35 mm - 5 octubre, 2011

    […] preocupé de no atender a razones que me aconsejaban lo contrario. Me preocupé de no atender a críticas, opiniones y otras estupideces que solo bombardean los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: