Archivo | julio, 2011

Yo no quiero vivir dentro de una película

29 Jul

A veces, tengo sentimientos encontrados con la cinefilia. Sí, es cierto que he disfrutado del cine, desde siempre, desde que soy un niño, y todo parece indicar que, si hasta ahora no he perdido esa capacidad ya no lo haré nunca. Y sin embargo, cada vez que oigo las largas y melosas declaraciones de amor al séptimo arte, preferentemente con voces lánguidas y que parecen remitir todo lo importante de esta vida a lo sucedido sobre una gran lona blanca (o sucedáneos), me siento ajeno.

Sigue leyendo

Anuncios

Nikola Tesla, el hombre, por Hugo Gernsback

28 Jul

La puerta se abre y uno se topa con una figura alta —de más de un metro ochenta de altura—, enjuta pero erguida. Se aproxima despacio, majestuosamente. Te das cuenta de que estás cara a cara con una personalidad de primer orden. Nikola Tesla avanza y te estrecha la mano con un apretón poderoso, sorprendente en un hombre de más de sesenta años. Una sonrisa encantadora, que emana de la luz penetrante de sus ojos de azul grisáceo, encajados en unas cuencas extraordinariamente profundas, te fascina y hace que te sientas en casa.

Te guían hasta una oficina impoluta. No se ve ni una mota de polvo. No hay papeles cubriendo el escritorio, todo está bien. Refleja al propio hombre: inmaculado en el atuendo, ordenado y preciso en cada uno de sus m0vimientos. Vestido con una levita oscura, está totalmente desprovisto de joyas. Ni anillo, ni alfiler, ni cadena de reloj.

Sigue leyendo

Tesla y sus editores (II): Hugo Gernsback

26 Jul

Por su parte, “Mis inventos” (también incluido en Yo y la energía) responde a unas circunstancias muy diferentes. No sólo por su año de publicación, 1919, sino porque en ese momento hacía ya tiempo que Tesla había abandonado el foco de la actualidad. De hecho, si el primer texto (“El problema de aumentar la energía humana”) pretendía apuntarse el tanto de ofrecer en exclusiva las últimas innovaciones del genio del momento, “My Inventions” pretende recuperar para las nuevas generaciones a alguien que empezaba a desaparecer de la historia oficial.

Sigue leyendo

Nueve hechos por los que Tesla debería ser conocido por todos

20 Jul

1. Que Nikola Tesla es el descubridor de la aplicación más importante derivada de la corriente alterna, el motor de inducción polifásico, el verdadero responsable de que la electricidad pasara de ser un fenómeno más o menos llamativo y apasionante a ser una verdadera fuerza que transformó los medios de transporte y la vida cotidiana. Tanto es así, que su diseño original apenas ha cambiado en la mayor parte de los motores eléctricos existentes.

2. Que la tecnología creada por Nikola Tesla fue la única capaz de iluminar grandes ciudades y enviar la electricidad a miles de kilómetros de distancia; gracias a ella, los tímidos balbuceos puestos en marcha por Edison tuvieron un impulso definitivo cuando la compañía de George Westinghouse, utilizando las patentes de Tesla, ganó el concurso para iluminar y electrificarla Exposición Colombina de Chicago de 1893, la aún hoy impresionante Ciudad Blanca.

Sigue leyendo

Tesla y sus editores (I): Robert Underwood Johnson

12 Jul

Si tenemos en cuenta la preocupación de Tesla por la posteridad, no deja de resultar curioso que nunca abordara, que sepamos, la escritura de ningún libro donde pudiese exponer con espacio, y de manera sistemática, su visión de la ciencia y el futuro. Aunque sus colaboraciones periodísticas son bastante abundantes, lo cierto es que los dos textos incluidos en Yo y la energía son lo más parecido a un ensayo que escribiera alguna vez, aunque en ambos casos aparecieron en publicaciones periódicas.

“The Problem of Increasing Human Energy”, traducido para la presente edición como “El problema de aumentar la energía humana”, vio la luz en junio de 1900 en la revista The Century Magazine, la publicación en la que ejercía como editor asociado su amigo Robert Underwood Johnson, a quien Tesla llamaba cariñosamente “Luka Filipov”. El científico se encontraba en un momento especialmente interesante de su vida, exultante tras el éxito de sus experimentos en Colorado Springs, y preparando lo que consideraba que sería la culminación de su vida, el diseño del Sistema Telegráfico Mundial que le llevaría, un año después, a levantar Wardenclyffe. Tesla había regresado de Colorado en un estado de excitación extrema, pues no sólo había asistido al correcto funcionamiento en la práctica de sus teorías, sino que estaba convencido de haber dado el primer paso en la creación de una nueva raza con la presentación del primer autómata dos años antes, e incluso de haber contactado con los extraterrestres, tras haber recibido una señal rítmica durante su estancia al pie de las Rocosas.

Sigue leyendo

Noticia de la aparición de “Yo y la energía”, o la semana de Tesla en los medios

4 Jul

“Pese a que sus inventos permitieron iluminar grandes ciudades, enviar la electricidad a miles de kilómetros por primera vez o construir la primera gran central hidroeléctrica del mundo —en las cataratas del Niágara—, su nombre ha quedado ensombrecido por el de Thomas Alva Edison, con el que Tesla llegó a colaborar. El encuentro y desencuentro entre ambos lo cuenta este último en “Mis inventos”, el texto autobiográfico que, junto al ensayo “El problema de aumentar la energía humana”, integra ahora el volumen Yo y la energíatraducido por Cristina Núñez Pereira, publicado por Turner y acompañado por una larga y apasionante introducción del periodista y escritor Miguel Ángel Delgado“. (El País)

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: