Se publica “Yo y la energía”, de Nikola Tesla

27 Jun

Nikola Tesla ha pasado a la historia como el inventor de la corriente alterna, el perdedor de la “guerra de las corrientes” contra Edison, el paradigma del genio incomprendido al que la historia hace justicia siglos después. Hoy disfruta de una segunda juventud, con el interés de las generaciones más jóvenes y con la actualidad de muchas de sus teorías visionarias sobre la comunicación inalámbrica y el uso responsable de la energía.

Yo y la energía recoge dos de sus textos más importantes, los primeros traducidos al español: su autobiografía “Mis inventos” (1919) y un largo artículo sobre la energía, el futuro y la civilización, “El problema de aumentar la energía humana” (1900). Los dos textos se complementan con las ilustraciones y gráficos originales, y van precedidos por un extenso ensayo de Miguel A. Delgado que sitúa la influencia de Tesla como icono científico, social y cultural, desde la perspectiva de nuestros días. Gracias a todo ello, “oímos” la voz en primera persona de un genio, un hombre que se sobrepuso siempre a una vida de incomprensiones y fracasos, con el convencimiento de que el futuro era suyo. La traducción corre a cargo de Cristina Núñez Pereira.

Nikola Tesla (Smiljan, actual Croacia, 1856-Nueva York, 1943) es el paradigma del inventor genial, la mente creativa sin perspicacia para los negocios, y su vida es la historia de un fogonazo de luz que iluminó a todos los que lo rodearon, para apagarse de forma triste… y resurgir hoy, con su reconocimiento como “el padre de la tecnología moderna”.

Miguel A. Delgado (Oviedo, 1971) es escritor y crítico cinematográfico, experto en la figura de Tesla y en cultura popular. Es autor de Ya no se hacen películas como las de antes… pero no importa (Laria, 2009), y su obra de ficción aparece en la antología Trece por docena (Caballo de Troya, 2005).

Anuncios

6 comentarios to “Se publica “Yo y la energía”, de Nikola Tesla”

  1. M. 26 agosto, 2011 a 1:08 #

    Hay dos errores garrafales en el articulo. Ello me genera una perplejidad absoluta, pues pienso que el autor de esta reseña o bien no conoce al autor en cuestion, es decir a Tesla y a su circumstancia o bien el redactor estaba en un absoluto estado de inconciencia cunado lo escribió.

    1. ¿qué entiende por el perdedor del a guerra de las corrientes contra Edison?. Si bien Edison tuvo un mayor reconocimientoa, y tesla por el contrario fue silenciado, la realidad es que Tesla ganó en su guerra de las corrientes, puesto que hoy en día se utiliza la corriente alterna (obra de Tesla) y no la continua ( La de Edison).

    2. ¿qué sigifica “el paradigma del genio incomprendido al que la historia hace justicia siglos después”? Siglos después?????? Si murió en 1943, no hace ni tan siquiera 60 años que murió…. En fin, sin comentarios.

    Es vergonzoso que . alguíen escriba asi sobre un personaje unico, excepcional en la historia. No merece un trato así. Y al autor de esta memorable reseña, le vendría bien una cura de lectura. La escritura es un acto de conocimiento, no de ignorancia.

    • Miguel A. Delgado 26 agosto, 2011 a 7:00 #

      M.,

      aunque yo no he escrito este texto, me permito responderte, porque te puedo asegurar que este libro puede ser acusado de muchas cosas, pero en ningún caso de haber sido realizado desde la falta de rigor (hay mucho trabajo de documentación, traducción, escritura y cuidado por el detalle en todo lo que se refiere a Tesla por parte de todos los que han participado, eso te lo puedo asegurar).

      Este texto es la reseña que aparece en la contraportada del libro. Evidentemente, como toda reseña, tiene una intención de interesar al lector indeciso, de decirle por qué tendría que comprarse el volumen. Y, aunque indudablemente puede adolecer de simplificación, creo que de todas maneras lo que se dice en él no es tan aberrante.

      En primer lugar, es cierto que, como bien dices, el sistema de Tesla fue el triunfador y el que posibilitó que vivamos en el mundo bañado de electricidad de nuestros días. Pero, si tomamos como criterio de victoria o derroa el haber pasado a la memoria colectiva, claramente fue un perdedor. No hace falta recordar que sigue siendo un desconocido para la inmensa mayoría, sino que incluso esa misma mayoría está absolutamente convencida de que el padre de la electricidad es Edison (en gran parte, por el esfuerzo que hizo Ford en mantenerle presente en la memoria colectiva).

      En cuanto a lo de los siglos… bien, puede ser una concesión publicitaria, pero si nos ponemos tampoco es tan descabellado. Me explico: es cierto que Tesla fallece en 1943, pero no lo es menos que, para entonces, hacía ya décadas que se le tenía más por un científico excéntrico que por un genio. El mismo O’Neill, su primer biógrafo, cuenta cómo, cuando se le concedió la medalla Edison, prácticamente ningún ingeniero de generaciones posteriores presente en la sala sabía mu bien qué era lo que había hecho Tesla, y eso que aún estaba vivo y lo tenía enfrente. No deja de ser significativo que si, por ejemplo, tomamos la información que el diario español “ABC” publicó a día siguiente de su muerte, vemos que tanto el titular como el texto remiten a que había fallecido el padre del “rayo de la muerte”, en un tono que, desde luego, parece referirse más al inventor excéntrico que comentábamis que a uno de los fundadores de nuestra sociedad tecnológica.

      En realidad, para 1901, cuando Tesla aborda su fallido proyecto de Wardenclyffe, su estrella como referente para el público ya estaba en declive, por razones múltiples cuya enumeración excede las posibilidades de un comentarii. Y si tenemos que establecer un período en el que recibió el reconocimiento que se merece, nos sale una horquilla muy pequeña, la que va de su lectura ante la AIEE en la Universidad de Columbia, en 1888, hasta su regreso de Colorado Springs y la publicación de su polémico artículo “The Problem of Increasing Human Energy” en la revista “Century”, en 1900. Es decir, apenas doce años y, si nos ponemos estrictos, puro siglo XIX. Si tenemos en cuenta que vivimos en el XXI, nos salen dos cambios de centuria.

      Insisto: ni he escrito la reseña ni niego su intención de “vender” un producto. Pero sí que quiero dejar claro que en español nunca hasta ahora se había publicado un volumen que, con los defectos que indudablemente tendrá, supusiese un esfuerzo tan honesto y, sobre todo, trabajado por estar a la altura del gran genio que, en es estamos de acuerdo, fue Tesla. De hecho, me permito invitarte a que nos dés una oportunidad y lo leas. Verás que no sólo los textos de Tesla han sido traducidos con extremo cuidado (gran labor de Cristina Núñez Pereira) y mimados con la recuperación de las ilustraciones originales, sino que me permito decir que mi ensayo introductorio de 140 páginas puede ser tildado de muchas cosas, pero en ningún caso de estar falto de lecturas o de no ser exhaustivo.

      Te agradezco sinceramente tu interés y ¡larga vida a Tesla! 🙂

  2. M. 26 agosto, 2011 a 23:14 #

    Miguel Angel Delgado,

    Me alegro muchísimo de haber obtenido una respuesta, y sobre todo, del mismísimo escritor de la presentación del libro “Yo y la energía”. Mi crítica no versa en absoluto al contenido del libro, sino unica y exclusivamente a su contraportada. Tengo en mi haber su libro que me acabo de comprar hoy, y como gran lectora de Tesla, toda la bibliografía que he leído es obviamente en inglés, me alegro que por primera vez en España, se edite un texto cuidado, trabajado y documentado como este. Todavía estoy leyendo su introducción, el texto de Tesla ya lo he leído en inglés, pero me hacía ilusión tener la versión española. De momento,poco puedo decir de su introducción, pues apenas llevo más de treinta páginas. Pero, en cualquier caso, aunque pudiera estar en desacuerdo en algunos puntos, en ningun caso, pensaría que adolece de falta de lectura o profundidad en la investigación. Por formación y profesión, hace años que buceo entre libros y el ojo lo tengo muy afinado. Así que a usted solo tengo palabras de agradecimeinto.

    Sin embargo, sigo estando en absoluto desacuerdo con el escrito de la contraportada. No se puede defender de ninguna manera. Las razones que usted esgrime para defender estas frases, yo las puedo entender pero no las acepto. Es más creo que en el fondo perjudica al contenido y en ultima instancia al maravilloso trabajo suyo y de Cristina Nuñez. La contraportada es la presentación del libro, y la conclusión que uno extrae a partir de su lectura es decisiva para la compra del libro. Y precisamente porque valoro mucho su trabajo, me despierta mucho coraje una contraportada vacía y sobre todo errónea en relación especialmente a la frase ya citada, ” NIkola Tesla ha pasado a la historia como… la historia hace justicia siglos después”. Como gran amante de Tesla que es, hágame el favor para la proxima edición, de escribir usted la contraportada, le prometo que Tesla se lo agradecerá mucho. Porque ni se lo merecen ustedes, ni se lo merece Tesla. Luche por ello, porque con una contraportada tan triste y deprimente, le aseguro que la editorial no conseguirá vender mejor su producto, como máximo conseguirá mal venderlo. Y si vende bien, será por su excelente trabajo y no por la presentación dela contraportada. Se lo pido como un favor personal, teniendo el privilegio de poder comunicarme con usted, le pido que luche por poder escribir una contraportada a la altura del genio de Tesla. El mundo se lo agradecerá.

    Muchas gracias y felicidades!!!

  3. Aitor 27 agosto, 2011 a 2:41 #

    Edison quiso asociar a la AC con la muerte, pues quiso suministrar corriente alterna a la primera ejecución con la silla electrica para así desprestigiar a Tesla y a su invención revolucionaria. Sin embargo, Edison acabaría perdiendo la guerra de las corrientes al ser excluido, en favor de Tesla de la presentación de la sección electrica en la Exposición Universal de Chicago en el 1893. Incluso quiso hasta tal punto boicotear Edison a Tesla, que se negó a cederle sus bombillas patentadas para dicha ocasión. Tesla tuvo que ingeniárselas en menos de 6 meses para producir 250.000 bombillas, basadas en un prototipo que no violara la patente de Edison. (La bombilla de Edison era de base enroscable y la de Tesla tenía un tapón de vidrio esmerilado en su parte inferior). Cuando Tesla y Westinghouse presentaron al mundo su sistema de corriente alterna, fue un exito absoluto cuando miles de bombillas se encendieron gracias a la AC. También Tesla inventó la lámpara fluorescente,, serían nuestras actuales bombillas de bajo consumo. Eran una innovación respecto al modelo de Edison, mucho más costoso y menos duradero.

    Este son solo alguno de los ejemplos. Además, en cualquier artículo que consulte, sea en papel, o través de internet, la conclusión es siempre la misma. Tesla ganó en la guerra de las corrientes.

    Ejemplos de ello ( son sólo una pequeña muestra, casi cogidos al azar)

    http://www.pbs.org/tesla/ll/ll_warcur.html
    http://diogenes.hubpages.com/hub/Nikolas-Tesla-and-AC-Won-the-War-of-the-Currents
    http://www.fi.edu/learn/case-files/tesla/war.html,
    http://www.theglobeandmail.com/news/technology/science/article833968.ece,

    Otra historia es la de la memoria colectiva. Esto es harina de otro costal. Si lo prefiere, es Edison quien pasó a los anales de la historia académica, y ganó en otras batallas, pero precisamente esta guerra es la única que no ganó. Tesla, aunque cayó en el más absoluto ostracismo y silencio especialmente después del episodio de la torre de Wardencliff, ganó la guerra de las corrientes y sobretodo el futuro, para el cual verdaderamente trabajó.

    Por favor revisen la contraportada. Debe haber una confusión, o un error. Recuerden a Tesla por sus inmensos logros, y su gran contribución a la humanidad con sus más de 700 patentes, etc, ¡Con él, se hizo la luz! Con esta contraportada, no contribuyen mucho a aclarar quién era Tesla en unas pocas palabras, el lector queda sumido en una niebla intelectual algo deprimente. Toda contraportada debe consta de tres partes, primero una introducción al lector del presente volumen y de su particularidad y novedad, desperatndo el interés del lector. Después, una sintética descripción del autor o tema en cuestión a tratar. Y finalmente, un desenlace, una conclusión. En fin, por favor hagan una contraportada atractiva y apasionante, escrita con precisión y fidelidad a los hechos sin caer en manidos clichés sensacionalistas como “la historia hace justicia siglos después” que transmita al lector un entusiasmo por descubrir la historia de este genio. único en la historia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. De bicicletes, llibres i electricitat | Poliuretanitzeu-me la glàndula pineal - 12 septiembre, 2011

    […] al nom de l'ENAC] comprant un regal d’aniversari d’una companya i em topetí amb “Yo y la energía“, l’autobiografia de Nikola Tesla traduïda al castellà. Feia un temps que duia al cap […]

  2. Les lectures del #guaiabatour | Poliuretanitzeu-me la glàndula pineal - 22 febrero, 2012

    […] en un post fa uns mesos, el primer llibre que m’acompanyaria en el viatge seria “Yo y la energía“. Llibre boníssim. La primera part és una extensa presentació a mans de Miguel A. Delgado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: